in

El DT de moda, un paternalista a la antigua

Intenso, dinámico, ofensivo, potente, agresivo, duro, mentalizado, eficaz, práctico, todos estos adjetivos le calzan perfecto al Liverpool de Klopp.

Por: Jorge Barraza-TOMADO UN EXTRACTO DE DIARIO EL UNIVERSO

“Si me encontrara a Klopp en la cama con mi mujer, le preguntaría qué le gustaría desayunar”. La simpática frase la llevaba estampada en el dorso de su camiseta roja un fan del Liverpool. Tal vez se necesite un sismógrafo para medir el nivel de amor de los hinchas reds hacia el técnico alemán. Escapa de los cánones normales. Después de muchos años de dominio altivo y casi tiránico del cuadro liverpooliano en Inglaterra y Europa, entró en desacostumbrado ocaso: pasó tres décadas sin ganar una liga (iban todas a la bolsa de su archienemigo, el Manchester United) y catorce ediciones sin levantar una Champions. El sol volvió a salir con la llegada providencial de Jürgen Norbert Klopp, el alemán del permanente buen humor.

No es que en estos seis años y medio –asumió en octubre de 2015– el Liverpool se haya visto tapado por una catarata de títulos. Apenas sumó una Premier League, una Champions, un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa y esta reciente Copa de la Liga ganada en penales ante el Chelsea. Tampoco es un equipo tipo Guardiola, que deleite a sus aficionados. Pero les ha devuelto la fe, el deseo irrefrenable de ir al estadio, la alegría, el orgullo de ser el Liverpool… Y todo eso, junto, es demasiado. Es como haberles dicho: “Oigan, encontré esto, ¿será que les pertenece…?” Y les entregó una maleta repleta de grandeza. La que habían perdido en un recodo del camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

¡Amén contigo!

Todo por mirar a la Tri