«ESPEJISMO»

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si, tuve un sueño, no…varios sueños, y en cada amanecer que soñé, soñé todo, me asusté. Porque sencillamente es como recorrer el tiempo para iniciar la partida. Asusta saber que despiertas en el subconsciente y mueres, quizás porque pudiste hacer y te quedaste quieto.

Sueños profundos de una vida que pasó o que me faltó por hacer. En ellos están los recuerdos de imágenes reales de mi padre y de mi madre entrelazando sus manos para sostenerme, soy su pequeño, el primogénito de cabellos azabache lacio, vestido de pantaloncillos cortos y zapatitos negros, en la flor de la inocencia, ¡qué momentos!, matizados con retratos de historias compartidas con aquellos que sin escribir sus nombres me extendieron la mano. Nada de amores, ni mujeres en desvelo. En ellos solo la caricia del tiempo, haciendo metáforas, mientras pasan por mis pies las aguas de un manso río que se erige en invierno y combina su fresco aire con el verde de plantas que emulan el florecer de la vida. ¡Son mis sueños!, sin ser egoísta.

Este encierro me repasa la vida de Edgar Allan Poe, aunque no soy, ni fui un borracho, pero es el subconsciente del terror de las imágenes ocultas del Guayaquil que sin ser de las siete plagas de Egipto, trae una mezcla de recuerdos en la historia, de lo vivido y leído,  incluso hasta la distracción del holocausto donde la sinfonía emanada de un teclado buscaba hacer más apacible la vida de los judíos ante la mirada despiadada de los nazis como lo registra la película PLAYING FOR TIME (TOCANDO PARA GANAR TIEMPO) donde la música judía Fania  Fanelon y  su “amiga” Alma Rose capturadas por los nazis y encerradas en Auschwitz, tenían la tremenda tarea de aliviar con música  el dolor de los prisioneros que iban camino a las cámaras de gas. Pero hoy, hoy no hay tiempo para despedidas, la cuenta se está perdiendo, se divisan vehículos, cada uno con féretro como si fuere una romería, no llevando la estatua de un Santo, sino los cuerpos abatidos por una pandemia que puede tener rostro humano, por la idolatría del hombre al poder, al dinero, a su ego… y quizás hasta Divino, por el desafío a lo superior…

Perdón, me quedé en la película cuando los judíos caminaban hacia la cámara de gas y podían escuchar a distancia las notas de Wagner, Strauss, Schumann, Verdi, Tchaikovski, o Beethoven en su primer movimiento de la Quinta. –Perdón; mientras que a mis hermanos de Patria ni siquiera acompañan los acordes de guitarra de un laureado Julio Jaramillo.

¡Que vaina!, se me aproximan las horas de sueño, y ya ni siquiera quiero dormir, porque, ese mañana me tiene en zozobra, aunque mi fe, mi espíritu me llenan de optimismo con la oportunidad de darle vida a estas letras, que otros también pudiesen escribir, porque quizás expiran en la pesadilla.

Sin duda, hoy nos queda un escape, elevar plegarias hacia ese Dios maravilloso que nos perdona, aunque seamos pecadores arrepentidos, porque hoy algunos han vuelto a recordar en medio de la incredulidad que él existe.

Sigo soñando, las horas son largas y a veces no atino a los días que vivo, trato de divagar y por si algún día estos vuelven, procuraré seguir siendo mejor ser humano. Por ahora seguiré matando las   horas en un teclado y un teletrabajo. No se puede evitar la tragedia si esta no va acompañada de lágrimas que me seco sin que nadie me vea. No es cuestión de estar triste, sino de sacar fuerzas para crear la partitura que, de colorido a una sinfonía desconocida, que, en medio de la tormenta dé  felicidad, aquí, o allá.

La madrugada llega, tengo miedo dormir, porque no sé, si despertaré del sueño sin descanso o si mis ojos podrán mirar, desde abajo hacia arriba o de arriba hacia abajo. Sin duda son horas inciertas. Lo cierto, es que tal vez empiece a escribir por si alguien me lee, si eso ocurre, ya no será una quimera.

– Al final, me pregunto ¿Qué son estos sueños cargados de realismo?

–  Y me respondo, no son nada, esa nada que también puede ser un TODO.

Mientras tanto, seguiré recordando a través de mis sueños.

 

Gracias por tus comentarios

Carlos Cedeño Moreira

Director LatinoDeportes.Net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *