Inconciencias

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Camila López

El planeta se encuentra cada vez más indispuesto producto de la contaminación ambiental. Causas como la tala excesiva de árboles, emisiones y vertidos industriales a la atmósfera y a la hidrosfera, producción de energía con combustibles fósiles y la falta de cultura de la población, han orillado a la madre naturaleza a mostrar lo peor de sí misma como una leona cuando sus crías están en peligro. A nivel mundial el 92% de la población reside en lugares que exceden el límite de contaminación ambiental permitido por la Organización Mundial de la Salud.

Lo que parece irónico es que la sociedad se ve inmensamente afectada debido a la polución, sin embargo, es esta misma sociedad la que provoca que la tierra se contamine a causa de su insensibilidad lavándose las manos como Poncio Pilato, ejemplo de esto lo es la ciudad de Manta en donde se ha vuelto costumbre volver los terrenos baldíos en vertederos. Me pregunto, ¿las personas conocen lo que ello desencadena?

En efecto no, los vertederos son una concentración de contaminación preocupante para la naturaleza, aunque se encuentren ubicados en lugares estratégicos. Ahora bien, convertir en vertederos a zonas no adaptadas en donde la afectación a la sociedad se duplica es un verdadero suicido.

La tierra sufre la inconciencia de la sociedad, la única vía resolutiva depende de la población y su compromiso cultural con el ambiente, con el crecimiento y mejora de la ciudad, no obstante, considero pertinente la intervención de la justicia, que todo aquel que genere cúmulos de desechos en lugares no autorizados sea penalizado por la ley, para así poder erradicar, o por lo menos disminuir esta penosa realidad.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: