Infancia tecnológica

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Erik Delgado

De lo maravilloso que es la vida, la niñez es lo mejor que puede pasar, ya que es recordada por muchos. Una época de nuestra historia, donde todo es alegría, diversión e instantes únicos que siempre marcarán nuestros corazones y mentes.

Pero, eso ocurría con las generaciones de antes, pues hoy esos momentos de jugar a las escondidas han sido reemplazados por la tecnología y aquellas conversaciones con amigos fuera de tu casa, han cambiado por los chats y las redes sociales.

Tiempos pasados donde la inocencia era la esencia principal de un niño y era tan grande su curiosidad que sobresalía el detective que llevaba dentro, ahora parece que todo está detrás de una pantalla. Aunque la tecnología no es del todo mala, pues facilita nuestra vida en muchos sentidos, todo extremo tiene mala consecuencias.

De acuerdo con la Doctora María Mera, los jóvenes son los más vulnerables al caer en adicciones tecnológicas, ya que si bien es cierto una actividad se vuelve parte de nuestro día a día, sino se maneja con un control adecuado se vuelve algo adictivo y esto empeora su falta de atención en otras tareas y puede generar cambios en su comportamiento.

Dra. María Mera

 

´´Como madre y profesional me he dado cuenta que la tecnología no es la culpable, más bien somos nosotros los padres, ya que preferimos darles a nuestros hijos desde muy pequeños un celular o incluso para tenerlos hasta que se aburran´´, asevera Basantes, mientras toma una taza con chocolate en el escritorio de su oficina.

 

 

 

 

 

Los jóvenes llevan la mayoría de su tiempo en un celular, desde que amanece hasta la hora de dormir y eso causa que dejen a un lado sus tareas como estudiantes. Tal es el caso de Daniela Delgado, madre del pequeño Joel, quien con angustia en su voz relata cómo su hijo pasa la mayor parte del tiempo en su celular.

 

 

Daniel Delgado, madre de familia

 

´´Antes de la pandemia mi hijo llegaba de clases y lo que hacía era ver su celular, comía y se bañaba. Yo no podía controlar eso, ya que me iba al trabajo, con esto de la pandemia se ha vuelto más recurrente ya que no se puede salir y las clases ahora son virtuales´´ platica Delgado, mientras está sentada en el mueble de su sala con las manos enlazadas.

 

 

 

 

 

 

Ángel Cevallos, estudiante universitario, con preocupación en su voz reitera que ellos siendo jóvenes tienen la responsabilidad de mantener una barrera entre sus aparatos tecnológicos y sus actividades rutinarias ya que eso ayudaría en su desarrollo tanto social como físico.

Ángel Cedeño, estudiante universitario

 

´´Siendo nosotros la generación que nació con la tecnología debemos saber utilizar estos avances con responsabilidad y entender que no todo se refiere a celulares, hay mucho más que eso, es cierto que podemos usar por un momento nuestros aparatos electrónicos, pero hay que saber definir un horario para cada actividad que se realiza al día´´, afirma Cedeño mientras arregla sus materiales de estudio.

 

 

 

 

La abogada Maritza Vélez, sentada en un sillón de su casa, reitera que la juventud tiene problemas en controlar las ganas de tener aparatos tecnológicos en sus manos y buscan de cualquier forma obtener uno, en cierto caso los padres también tienen algo de culpa ya que desde muy pequeños hacen que manipulan la tecnología.

 

Abogada, Maritza Vélez

 

´´Siendo profesional creo que debemos como adultos saber enseñarles los jóvenes desde muy pequeños que no es malo usar la tecnología, pero hay que saberla utilizar con cuidado y responsabilidad ya que si tiene su lado positivo también su lado negativo´´, afirma Vélez, sentada observando como la esfera de  calor  alumbraba el día y daba esperanza a las personas.

 

 

 

 

 

José Soza, docente  de la Unidad Educativa Fiscal Portoviejo , relata que para poder hacer que los jóvenes tengan algo de conciencia en el uso inapropiado de la tecnología se debe enseñarles con hechos tanto lo negativo como lo positivo de esto y que con profesionales capacitados en instituciones pueda mejorar su rendimiento.

Docente, José Soza

 

´´Me he dado cuenta cómo los jóvenes en su tiempo libre no se dedican a estudiar o llenar sus mentes de alguna otra cosa que les pueda servir en sus estudios y la vida. Es cierto que también puedes encontrar valiosa información en el internet, pero son tan fuertes las ansias de ver sus redes sociales que se olvidan de lo que realmente van hacer en ese momento y pierden el hilo del aprendizaje´´, recalca Soza llevando sus manos a un libro que le gusta leer.

 

 

 

 

La psicóloga Mary Moreira revela que la población más joven es la que está siendo manipulada por las empresas tecnológicas, ya que con sus productos generan en la juventud las ganas de obtener lo que publican, cuando lo que realmente deberían hacer es prestar esta innovación para mejorar el rendimiento de la población aportando a sus capacidades mentales y físicas.

 

Psicóloga clínica, Mary Moreira

 

 

´´Considero que los expertos en estos avances deberían de ser más llamativos a la hora de crear esta tecnología, dejando en claro que lo que se debe hacer es que el mundo avance y se actualice, no que se empiece a destruir mentalmente´´, enfatiza Moreira llevando las manos a su cabello.

 

 

 

 

“Los jóvenes pierden su tiempo en sus celulares o tabletas, dejando a un lado sus responsabilidades y actividades diarias, pasan horas en una pantalla y no logran entender el mundo que los rodea”, menciona Alfredo Pibaque, Docente de la Unidad Educativa Conaro.

Docente, Alfredo Pibaque

 

´´Es cierto que la tecnología es indispensable en la sociedad y en el mundo, pero debemos ser conscientes en la manera en la que la utilizamos, saber quién controla a quien y de cómo poder darle un giro innovador a su uso”, reitera Pibaque mientras uno de sus hijos le muestra un cuaderno de dibujos.

 

 

 

 

 

La tecnología es una herramienta de apoyo para los estudiantes, incluso para los mismos maestros, pero hay que saber manejar su uso y de las maravillas que podemos aprovechar de ellas siempre con cuidado. Así lo transmite Jorge Mero padre de familia y tío de Ariel, un pequeño de 10 años que no come a la hora exacta por estar distraído viendo dibujos animados.

 

Padre de familia, Jorge Mero

 

´´ La juventud se hace mucho daño, ya que al pasar mucho tiempo en un aparato tecnológico ocasiona daños en la vista y la salud en general. Se convierte en una adicción, pues con algunos de los nuevos juegos virtuales, se ha conocido que muchos jóvenes se han quitado la vida a causa de esto y es algo que seguirá creciendo al pasar de los años, pero sí podemos cambiar el rumbo actuando con cautela y cuidado y llevarlo de forma positiva, sobre todo para las generaciones venideras”, relata, Mero mientras muestra cómo su sobrino se encuentra distraído con su celular.

 

 

 

Los niños y jóvenes están a tiempo de terminar con lo que se conoce como adicción a su celular, pero no pueden lograrlo solos, ya que los padres son la base de su ayuda y alejarlos de este vicio será tarea difícil, pero no imposible para poder acercarlos más a su familia y a todo lo que es importante.

 

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: