INTERMINABLE DISPUTA

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Lizbeth Gaona Jiménez

Los enfrentamientos entre los moradores del recinto Simón Bolívar, disputado por las provincias Pichincha y Esmeraldas, vuelven a golpear con fuerza en el proceso de desarrollo de la comunidad. Debido a esto se realizó un decreto para eliminar las diferencias existentes, dando como resultado una provincia ganadora, pero prevaleciendo los problemas anteriores.

En el decreto ejecutivo 1393 el exmandatario Rafael Correa enuncia que Simón Bolívar pertenece a Pichincha, argumentando su decisión en la cercanía del recinto a Puerto Quito, al pago de impuestos y más actividades las ejecutará la población en dicho territorio.

Según encuesta llevada a cabo por Opinión Ecuador en 2015, si se hubiese realizado una consulta popular acerca de la intención del voto, el 91 % de la comunidad se decidiría por Pichincha, el 6 % por Esmeraldas y el 3% anularía su voto, lo cual ratifica que el recinto Simón Bolívar es territorio pichinchano.

A pesar de que existe un decreto, el alcalde de Quinindé, Manuel Casanova, no conforme con la resolución busca la derogatoria, luchando incansablemente por salir victorioso de esta batalla, incitando a los moradores que están a favor de Esmeraldas a no aceptar la derrota.

Esto ha llevado a seguir en la misma lucha, olvidando por completo que lo realmente importante es culminar con las obras que desde años atrás están inconclusas como las calles principales sin adoquinado, agua potable inestable y un sinnúmero de obras que hasta el día de hoy no se llevan a cabo.

Para erradicar esta problemática es necesario que los habitantes de las dos provincias olviden sus diferencias y así cumplir con el objetivo de construir un recinto digno de admirar, porque el futuro de la comunidad está en las manos de sus habitantes.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: