“La cajita de fósforo”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Nayelly Medina

Desde el mandato del anterior alcalde del cantón San Vicente, se esperaban muchos proyectos, calles pavimentadas, parques de recreación, ya que esas obras harían resaltar más el nombre de este querido pueblo. Para la reactivación de sus playas, se realizaban limpiezas y se construyeron algunas cabañas para tomar descansos y cuidarse del sol.

Actualmente, tienen diversos criterios sobre las acciones de la alcaldesa del lugar, no se ve absolutamente nada de lo que les prometió a todos sus habitantes. Y desde el trágico hecho sucedido que fue el 16A, que arrasó con todo lo que tenía a su paso, el mercado quedó totalmente derrumbado, por obvias razones decidieron crear uno nuevo.

El mercado del cantón San Vicente, considerado una obra de arte para los que saben apreciar que por lo menos tienen un mercado decente y para otros una cajita de fósforo, debido a que su estructura es rectangular y absolutamente cerrada.

Para las personas que vienen de Bahía de Caráquez, este mercado es demasiado hermoso como un gran castillo y para las personas que viven dentro del cantón, es lo más feo que pudieron hacer. Son personas que no se conforman con nada, y eso en algunos ámbitos es aceptado, pero ellos no se ponen a pensar que se hizo ese modelo, con diferentes materiales, para que no suceda lo mismo como con el mercado anterior.

Este mercado está rodeado con hermosas plantas, las cuales son regadas todos los días por el encargado de su cuidado, por fuera sus paredes están pintadas con un color piel, en otras partes un tono café como el tono de la cáscara de una yuca.

Por dentro, es como entrar a una iglesia en el momento que miras hacia arriba y te asombras por lo pequeño que eres, da paz, hasta que te das cuenta que estás en un mercado y no hay silencio como en una iglesia. Es un lugar demasiado grande, con varios locales, los cuales no todos están ocupados, porque hay muchas personas que piensan que la renta es algo exagerada.

Es normal escuchar hablar mal de esta “cajita de fósforo”, especialmente a los adultos, quizás tengan razón en el aspecto de que, si el gobierno dio el dinero para que esta obra exista, debieron buscar otro modelo que llame más la atención. Pero la verdad es que, como es algo grande que no puede pasar desapercibido y la ubicación es muy buena, ya que atrae a muchos foráneos que se llevan una buena impresión al ver su estructura.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: