Lejano adiós

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Fransheska Sánchez

La tecnología avanza y junto con ella los medios impresos buscan una forma de renovarse para seguir adaptándose a la nueva era digital. No existe respuesta alguna a los desafíos que enfrentan los diarios y las revistas impresas, cada vez que aparecen tendencias complejas en la sociedad, no podemos ignorar el hecho de que los periódicos son los creadores de la opinión pública y, en muchos casos, han sido capaces de marcar tendencia.

Si los medios llegaran a desaparecer, para las personas que están acostumbradas a tener el papel en sus manos, donde encuentran información verificada, contrastada y precisa, será difícil adaptarlos a este cambio tan repentino, sería como los niños cuando están aprendiendo a escribir.

Como la flor marchita que se cae de su árbol y queda en el olvido, los medios impresos están quedando en el recuerdo de sus fieles compradores, para las personas mayores es difícil adaptarse a la nueva tecnología y al cambio tan repentino de sentir en sus manos el papel y sentarse plácidamente, a estar frente a un aparato digital, donde su información muchas veces no es segura.

Los periódicos, como los libros impresos, mantienen en cierto sentido de misterio, por así decirlo, permanecen batallando en la sociedad para no ser extintos, muchos profesionales, especialmente los que crecieron en la época de comunicación analógica, se abrazan al papel nostálgico y se niegan aceptar el nuevo medio digital.
Los medios también compiten con los periodistas-ciudadanos, es decir, personas que utilizan teléfonos inteligentes y otros dispositivos para publicar sus propios videos o noticias a través de las redes sociales y otros canales (como blogs), personas que se llamarían periodistas informales, pero que tienen el afán de comunicar las cosas que sucedes.

La extinción de los medios impresos parece lejos de ocurrir, y el ser humano va creando y actualizando la tecnología, es fácil encontrar una información sin la necesidad de recurrir a un medio impreso, pero en muchos casos esta infamación puede llegar a ser errónea.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: