PC VS TIZA

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Giancarlo Bonifas

Los estudiantes y profesores del país nunca se imaginaron estar sentado adelante de un monitor recibir o impartir clases, ellos hicieron un “clip” en la educación virtual para que sea eficaz y exitosa para todos. Las unidades educativas y universitarias tuvieron complicaciones como: la conectividad y los aparatos tecnológicos. Los alumnos son como esponjas, absorben todos los conocimientos que imparten los docentes.

Ventajas de las clases virtuales

Actualmente estudiar virtualmente es beneficioso para los estudiantes. La madre de familia, Ana Emilia Alvarado Vera, admite que, “si las considero beneficiosas en el sentido de la seguridad y comodidad de contar con los recursos para que las reciban, pero no todos los casos son iguales”.

Mientras, Marcelo Geovanny Reyes Oleas, psicólogo, destaca que no considera beneficioso estudiar virtualmente ya que ni en las clases presenciales se aprende, añade que en el proceso de conocimiento de las clases virtuales solo es necesario “fijar los conceptos”.

En cambio, Gabriela Prieto, docente, asevera que, siempre ha sido partidaria de que en la vida todo tiene su ventaja y desventaja, asimismo, detalla que esto sucede precisamente con la educación virtual.

 Gustavo Terán, docente, precisa que, “si es muy beneficiosa es muy importante actualizar, es nuestra prioridad”.

Ing. Gustavo Terán

“En cierta parte si es beneficiosa la educación virtual, pero por otra parte no”, sintetiza José Luis Muñoz Bermúdez, estudiante, quien tiene una perspectiva que las clases virtuales tiene más desventajas que ventajas.

Los estudiantes tienen una de las mayores ventajas de estudiar virtualmente, como, estar en casa, y se evitan contagiarse del COVID-19. “La mayor ventaja es que pueden conectarse en el sitio donde estén”, destaca Alvarado.

“Considero que la mayor ventaja depende el rango de escolaridad. Con lo más pequeños, los padres de familia logran vínculos más cercanos al convivir más tiempo con sus hijos”, la docente Gabriela Prieto, además, analiza que los jóvenes adquieren más sentido de responsabilidad y organización que los pequeños, quienes necesitan ayuda de sus padres.

Desventajas de las clases virtuales

Evidentemente las clases virtuales tienen su desventaja, desde una perspectiva de un estudiante como, José Muñoz, quien constata que, “los profesores no le agarran el hilo a la virtualidad, se te puede ir el internet o la luz, por ese motivo no se entiende muy bien las clases”.

Por el contrario, Gabriela Prieto, sostiene que, en las clases virtuales los docentes pierden un aproximado del 65% de la expresión corporal, lo cual es muy importante para que los estudiantes se enfoquen en los docentes y no en otros factores distractores.

“Al ser las clases virtuales, el docente solo cuenta con su cara y manos, muchos distractores, como el teléfono”, alega Gustavo Terán, quien examinó que, la mayor desventaja es el internet, ya que es muy fundamental para lograr la conectividad. 

Muchos profesores tienen miedo de avergonzarse como ser devorado a través de los estudiantes por no saber el dispositivo que están usando delante de sus alumnos

“La mejor manera para que los estudiantes no se aburran es que las clases hay sean que divertidas, comenta Terán, el cual incluyó que, elaborar presentaciones asombrosas para los alumnos.

Gabriela Prieto, puntualiza que, el docente debe crear dinámicas, a través de videos, presentaciones creativas y juegos lúdicas.

“En el caso de mis hijos los docentes usan técnicas que han permitido capten las ideas y no se aburran”, enfatiza Ana Alvarado, efecto muy excelente de la educación virtual.

La Ministra de educación, María Brown, con la aceptación del Presidente de la republica del Ecuador, Guillermo Lasso, la vuelta a las clases presenciales. Ante esto, Ana Alvarado, después de los comentarios de la ministra de educación, con mucha duda como el monumento del pensador, destaca que, “mientras no se cumpla con el plan de vacunación y lograr la inmunidad de rebaño es lo ideal por la seguridad de las familias”.

La educación virtual no tiene la misma forma de adquirir conocimiento, como, en las clases presenciales, además, como es la calidad y la cantidad información varía “La calidad depende en sí depende de cada caso, hay escuelas que no pudieron cumplir con lo proyectado en mi caso, en la escuela de mi hijo, si se cumplió el pensum y los tutores estuvieron pendientes de cada asunto en particular”, asevera Ana Alvarado. Gabriela Prieto, ratifica que, “definitivamente se pierde algo sobre todo en las clases asincrónicas donde no existan una retroalimentación con el docente”. Dado que las

plataformas virtuales son mediadores, en el proceso de enseñanza y aprendizaje, los docentes están innovando más que nunca en sus métodos de enseñanza para satisfacer las necesidades de sus estudiantes como creadores de contenido digital.

“Yo diría no tanto en el proceso de aprendizaje, pero si en cuanto a valores. Por el motivo que los adolescentes se están de alguna forma preparando para la vida universitaria”, describe Gabriela Prieto, amplió su comentario al averiguar que los jóvenes en el aprendizaje virtual adquieren más responsabilidad y organización.

No obstante, Ana Alvarado, afirma que, las plataformas virtuales es un adelanto, las herramientas tecnológicas permiten adecuadamente mejorar la cultura la investigación.

Problemas de salud

La modalidad virtual ha provocado afectaciones a la salud de los estudiantes y docentes. Marcelo Reyes, corrobora que las afectaciones de los jóvenes con tanto uso de la tecnología pueden causar: migrañas, enfermedades en la columna vertebral.

Psic. Marcelo Reyes

“Depende de cómo se realicen las clases virtuales. Por ejemplo, en mi institución educativa, somos neuro educadores, por lo que existen tres horarios diferentes para cada grupo. Los de inicial tienen solo una clase al día sincrónicas y otras asincrónicas. Superior y bachillerato, 4 horas asincrónicas de 50 minutos y un espacio de 10 minutos cada una para que el estudiante realice cualquier necesidad”, afirma Gabriela Prieto, quien es profesora en la Unidad Educativa Particular “Mi Sendero”.

Comprensiblemente, hay estudiantes que abandonan las clases virtuales, son los varios motivos, tales como: desmotivación o los problemas técnicos que tengan las plataformas virtuales de cada universidad, igualmente las unidades educativas, “lo que más desean los estudiantes es volver a la presencialidad”, aclara Gabriela Prieto.

Mientras, Ana Alvarado, pide que, el regreso a las clases presenciales debe de ser paulatino esto para que los alumnos se acoplen de poco a poco de vuelta a la realidad, esto causaría un impacto emocional como cuando gana tu equipo preferido. De igual forma, José Muñoz, describe que, en las clases presenciales, el profesor explica de mejor manera y el estudiante aprende de eso, sobre todo en clases presenciales mejoraría la relación profesor-estudiante”.

Para muchos profesores, salir del modelo es difícil como una labor de un médico, el docente es el poseedor del conocimiento y lo pasa al alumno para que recepten la información.

“La mejor forma de enseñar es conectar con tu estudiante, conocerlo y saber que le interesa para motivarlo a aprender cosas nuevas”, asevera Gabriela Prieto y resalta que las clases virtuales pierden esa conectividad con los docentes. Definitivamente los estudiantes anhelan el regreso a las clases presencial, es volver a tener el contacto con los profesores, tener ese puente de comprender las clases que dan los docentes mediante de un pizarrón no en un ordenador.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: