Anticonceptivos en silencio

 2 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

 

En la actualidad los métodos anticonceptivos continúan siendo un tabú, a pesar de las campañas de reproducción sexual que realiza el Ministerio de Salud Pública, aliado con los municipios de cada cantón. En la comuna Los Bajos una zona rural de Montecristi de diecisiete mil noventa y tres habitantes, existen embarazos adolescentes en gran escala, una de sus consecuencias es la vergüenza que sienten los jóvenes al momento de hablar sobre la sexualidad, como si fuera un tema de mantener en silencio.

Según la revista cubana de obstetricia y ginecología el riesgo de que los embarazos adolescentes incrementen es debido a la falta de información que tienen sobre los métodos anticonceptivos, los cuales están plagados de mitos y criterios erróneos.

Para el doctor Michael Macías “existen muchos mitos en la comuna, principalmente sobre el uso correcto de métodos anticonceptivos a pesar de que se da una asesoría sobre ellos, existen la desinformación entre los jóvenes, acarreando a muchos embarazos no deseados a temprana edad”, enfatiza, mientras esconde sus manos en los bolsillos de su bata blanca. Añade además que el personal de salud pública autorizado acude a las instituciones educativas a brindar charlas de métodos anticonceptivos, “para nosotros como personal de salud es fundamental planificar este tipo de visitas a los colegios, porque así nuestros jóvenes evitan responsabilidades de un adulto”, detalla el joven médico.

Doménica López, estudiante de la “U.E.F” Dr. Daniel Acosta Rosado, confiesa que una de sus preocupaciones es que sus compañeras y ella desconocen acerca de la cantidad de métodos anticonceptivos que existen y de la manera correcta de usarlos. “Para una de mis compañeras este es un tema tabú, que no puede hablarlo a la ligera con su madre, sin embargo, la única información que tiene sobre algún método es la abstinencia porque es lo que sus abuelas y padres le han inculcado, considero que sería muy importante, que los centros de salud también tengan las charlas de educación sexual con los padres, para que ellos sean una guía para sus hijos”, narra mientras entrelaza sus manos con nerviosismo.

Este problema se presenta en muchas ocasiones, cuando alguna autoridad se acerca hablar de temas relacionados a la sexualidad, “existe inmadurez dentro del aula, mis compañeros se burlan y no toman conciencia de que es un tema serio, donde deben estar todos nuestros sentidos en ellos, porque somos muy jóvenes para una responsabilidad tan grande como ser padres”, acota Doménica con una expresión de enojo en su rostro y sus manos en constante movimiento.

Ana Santana, mamá de tres hijos puntualiza que usar métodos anticonceptivos ayuda a prevenir no solo los embarazos no deseados, sino también el contagio de enfermedades de transmisión sexual, «recomiendo que las personas que tienen una vida sexual activa siempre deben tener un condón a la mano para que así vivan su sexualidad de manera responsable, ya que los condones son el anticonceptivo más fácil de conseguir», añade con seguridad en su voz.

En el mismo sentido refiere que, “las mujeres y las niñas deben de ejercer su derecho a la salud sexual, por eso el Ministerio de Salud Pública, le ha dado acceso a la ciudadanía donde los diferentes métodos anticonceptivos son gratuitos, cabe recalcar que las decisiones de cada persona deben ser respetadas por sus padres o pareja», enfatiza Santana, mientras mira firmemente un afiche de reproducción sexual.

Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, el 85% de las mujeres que dejaron de usar métodos anticonceptivos quedaron embarazadas, siendo aquello un problema sin frenos que enfrenta la sociedad, a pesar del asesoramiento que realizan los centros de salud sobre la planificación familiar.

“Para muchas mujeres de la comuna, el tema de métodos anticonceptivos les resulta vergonzoso, confuso y delicado”, describe Angélica López con voz firme.

Según las estadísticas recopiladas en las campañas de vacunación, los embarazos no deseados son una causa de la desinformación sobre el mal uso de los anticonceptivos y el uso de métodos ancestrales de dudosa procedencia para interrumpir los embarazos.

Cindy Gamboa, puntualiza que “los métodos anticonceptivos más comunes son: anticonceptivos hormonales en píldora, inyectables, implantes subdérmicos y el condón masculino, los cuales son entregados de manera gratuita en todos los centros de salud, donde con una ficha el paciente que lo solicite lleva un control, siendo una ventaja de este proceso no asistir a consulta para obtener el método después de la primera cita con el especialista, sino que lo puede retirar directamente”, detalla la doctora, mientras muestra la página del Ministerio de Salud Pública.

“Las adolescentes sienten temor de decir que son sexualmente activas, por estar en compañía de sus padres o tutor”, aclara Gamboa, con preocupación en su mirada, haciendo referencia de que no es una tarea fácil, ayudar a las jóvenes cuando el control de su vida sexual, la tienen sus padres.

“Para que una mujer decida ir a consulta es fundamental que los mitos sobre los métodos sean erradicados con una buena información que les aclare las dudas o preguntas que tenga las jóvenes sobre ellos, sin olvidar que cuando la consulta es en una institución pública se debe promover entre ellas que la información que van a recibir es gratuita, porque existen casos donde las chicas no acuden a un subcentro porque piensan que se les va a cobrar por las asesorías o que los métodos son muy caros, cuando es una consulta privada de la misma forma se debe especificar las opciones que presta el Ministerio de Salud Pública”, puntualiza la doctora con un ligero movimiento de su casa afirmando la importancia de que las adolescentes asistan a una cita de planificación familiar.

Según la Organización Medica de Argentina, 9 de cada 100 mujeres pueden quedar embarazadas al usar métodos de corta duración, porque, por ejemplo, el 50 % de las mujeres en general olvidan entre 1 a 3 píldoras por mes, lo que hace que disminuya la efectividad.

En el mismo contexto, la doctora Gamboa refiere que las adolescentes entre una edad comprendida de catorce a diecisiete años no tienen la responsabilidad ni la madurez adecuada para tomar métodos anticonceptivos en píldoras, porque se olvidan y las posibilidades de que salgan embarazadas aumentan como espuma de mar.

La seguridad y eficacia de cada método anticonceptivo, permite que las mujeres tengan la seguridad de gozar una vida sexualmente activa sin mitos, “no es un hecho del cual se deban avergonzar, está en todo su derecho que ellas soliciten un método anticonceptivo, demuestran la responsabilidad que tienen con su cuerpo y su sexualidad”, especifica María Andrade madre de una adolescente de 16 años, mientras sostiene la mano de su hija como un signo de empatía y confianza.

“Tengo una hija madre adolescente, quien a los 14 años quedó embarazada, sentí que el mundo se me derrumbó, porque mi pequeña iba a cuidar de otra niña. En mi casa no topábamos el tema de relaciones sexuales o métodos anticonceptivos, porque así nos educó mi madre con tabúes y evadiendo el tema, y aunque en la actualidad el tema se habla con más libertad y los centros de salud crean charlas y brinden los métodos, muchos nos oponíamos en ello y aún existen familias en la comuna que ven a los métodos anticonceptivos como lo peor del mundo”, detalló, Andrade, con una voz quebradiza haciendo alusión a la triste realidad que enfrentan los progenitores con hijos que son padres adolescentes.

En la comuna Los Bajos existen casos como el de Doménica López, María Andrade y Angélica López, mujeres que se encuentran preocupadas por la gran tasa de embarazos adolescentes, donde el desconocimiento sobre los métodos anticonceptivos entre las jóvenes son un problema sin frenos, porque no depende tan solo del Misterio de Salud Pública, sino que también de los padres. El doctor Michael Macías estima que a diario atiende de 4 a 6 adolescentes embarazadas y a pesar de las campañas que se realizan en las unidades educativas las cifras no cambian.

 

Por: Suribeth Gamboa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this