in

CON UÑAS Y DIENTES

Por Fabiana Macias

La convicción de querer una vida mejor, es lo que ha motivado a los grandes profesionales del país que van iniciando desde cero, agotando alternativas, aprendiendo en cada paso, tropezando en camino.

En ocasiones, estos profesionales en su labor han optado por decidir a rendirse, ante la dificultad que se le presenta a su paso, añadió que no es fácil esta etapa, donde se aprende a vencer los miedos, y se vuelven responsables de su propio mundo, agregando que, si no fuese por las inspiraciones que los entrelazan en un sentimiento de superación, no estarían donde están ahora.

Ser un profesional, no es cosa fácil

Geovanny Palma, es un joven médico de Gastroenterología, ejerce en Jipijapa, se vio en la ardua tarea de encontrar la forma de salir adelante, sin truncar sus sueños y anhelos, dado su espíritu luchador, como se describe Palma, se sostuvo “con uñas y dientes” a su carrera, comenzando desde abajo a tejer sus sueños con sus brazos de acero.

“Me tocaba ir a la playa vender pulseras, no dejaba mucho dinero, pero era algo que me ayudaba mucho a la hora de solventar los gastos”, recalca Palma, “en ocasiones iba a Guayaquil junto a sus padres a comprar mercadería para vender en Manta”, enfatizó Palma, recordando su época estudiantil, donde después de salir de clases, tomaba la iniciativa de buscar la forma de seguir adelante, siempre impulsado por su padre.

Considera que su más grande logro, fue haberse ido a especializar en Argentina, en la rama de Gastroenterología, “fue una gran experiencia, el valor del sacrificio, se pagó centavo a centavo, abriéndome paso ante esa oportunidad, “la vi negra”, por así decirlo, pero valió la pena todo lo que tuve que arriesgar a su paso”, puntualizó Palma, siendo hoy, uno de los doctores con un perfil profesional intachable.

Igualdad de oportunidades

 “Llegar a obtener mi título profesional fue el resultado del esfuerzo, sacrificio y dedicación al 100% , me toco dejar de compartir momentos con amigos y familiares por desvelarme todo una noche haciendo proyectos para presentar”, puntualizó la arquitecta, “las malas noches fueron muchas y a pesar de que soy una persona que me encanta dormir no me importó nada con tal solo presentar un buen proyecto”, admitió Largacha, con una voz que deja  notar el esfuerzo realizado, enfatiza feliz la arquitecta Sheila Largacha Giler.

En medio de la entrevista, Largacha, pondera que “muy aparte del sacrifico que uno hace para dar lo mejor de uno, lo más bonito es plasmar tantas ideas que uno proyecta en un diseño”, haciendo referencia a sus trabajos, “también se lo debo a mis padres, que fueron un apoyo fundamental en mi proceso de formación siempre motivándome a no rendirme nunca y a dar lo mejor de mí”, resalta la arquitecta Largacha, con una mirada de agradecimiento, mientras hablaba de sus padres.

Entre sueños y anhelos, se encuentra la fuerza para avanzar

Dalton Delgado, abogado de la ciudad de Manta, agradece sus logros al apoyo que le dio un pariente, que lo motivó a no rendirse, “cuando comencé la carrera, no contaba con el apoyo de mis padres, ellos deseaban que sea arquitecto, pero mis convicciones eran otras, y en contra de cualquier pronóstico que mis padres decían, que no lograría nada, salí adelante”, enfatizó Delgado, quién no olvida la influencia de su tío paterno, “en los días que creía que no podía, llegaba él, enseñó a luchar por mis convicciones, en esta vida vendrán miles de trabas, pero queda en mí luchar”, “vive tu vida, tus padres ya vivieron la suya, es hora de que veas por ti, recuerda eso siempre”, eran las palabras que le decía su tío en los momentos de flaqueza.

El ingeniero civil Diego Dueñas, encontró en su paso, experiencias que lo forjaron como hombre, como padre y profesional, siendo testigo de lo duro que suele ser la vida, “desde muy joven me enfoqué a estudiar ingeniería, ninguno de mis hermanos logró culminar sus estudios, yo debía poner la diferencia”, acota Dueñas, destacando uno de los muchos obstáculos que tuvo que pasar con la flor de la vida.

“En ocasiones se me dificultaba ir a la universidad, puesto que me tocaba trabajar bajo el sol con mi papá en construcciones, solía llegar con la camisa llena de tierra y cemento a clases”, puntualizó Dueñas, “algunos docentes no me dejaban entrar por como estaba vestido, pero otros reconocían mi sacrificio y me daban su apoyo, logrando graduarse como uno de los mejores de su clase, y destaca que lo vivido nunca lo cambiaría.

La proyección a una vida exitosa es una que todos plantean en nuestras vidas, pero muy pocos son capaces en alcanzarlas, se limitan por los bajos ingresos, falta de apoyo y propósitos, no luchan por alcanzar sus objetivos y se limitan a vivir la vida que les tocó, bajo el yugo del conformismo, aseveró este profesional.

Profesionales en su campo

La reciente egresada María Ramírez docente de la Universidad Técnica de Manabí, enfatizó que le ha costado mucho llegar donde esta y mucho más con el tema del covid-19. Esta pandemia ha dejado ver a toda luz el atraso educativo en diferentes contextos al interior de las escuelas, cuya problemática va desde el uso de las nuevas tecnologías, hasta el manejo emocional de los diferentes actores involucrados en el proceso de enseñanza. “Se debe hacer una reflexión sobre las implicaciones que tiene la filosofía de la educación en nuestra práctica diaria docente. No importa si es física o química, se debe hacer en cualquiera de sus modalidades”.

Michelle Ruiz médico general, puntualizó que es momento de ver al ser humano como un ente bio psico social y espiritual, la PNIE es la ciencia que nos permite tener la evidencia de un conocimiento milenario. “En mi práctica profesional de adultos mayores me ha ayudado a tener una comunicación mucho más íntima, explorando diversas causas de los padecimientos o simplemente con una escucha empática y completa. Mi mayor interés es dedicarme a la medicina mente cuerpo, por lo que este camino apenas está comenzando, la práctica de la meditación me ha ayudado a estar más presente en el momento, a respirar en momentos de estrés (hay que disminuir esa carga alostérica) en general a estar más presente en todas las áreas de mi vida”.

Eugenia Mendoza residente de psiquiatría de 3er año aseguró que  “personalmente en mí ha tenido un gran impacto, la psiconeuroinmunología y la medicina mente cuerpo me ha llevado a abordar a los pacientes de manera integral sabiendo que en nuestra intrincada naturaleza no hay cabida para dualismos, tal cual lo dijo Platón: «no deberían existir médicos para el cuerpo y otros para el «alma»  ( Psyche),  estas son imposibles de separar, son un todo y si algo de este todo está enfermo .no hay nada que pueda permanecer sin riesgo de desarrollar enfermedad», este enfoque se ha visto reflejado en la manera de atender a mis pacientes y en la forma como puedo aprovechar el equipo interdisciplinario para obtener mejores resultados al tratarlos, creo que de manera resumida ha sido un cambio de paradigma, que me ha permitido valorar la salud como un estado en el cual la falta de enfermedad solo es el primer escalón».

Todos los profesionales recalcan que debieron pasar por muchos obstáculos a lo largo de sus estudios y práctica, nada es fácil, pero al final el logro obtenido no tiene comparación con el sacrificio que hicieron para poder ser quienes son ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Exiliados de su país

MIEDO AL RETORNO