Una mirada en la tierra Jocay

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Joyce Melanie Quijano-Estudiante

El despertar de Manta en la mañana tiene olor a agua salada, suena el cantar de las aves marinas, sonido que se une con el ruido de los autos que empiezan a circular y que denota que un nuevo día que está por empezar.

Con la llegada del alba se despeja la oscuridad de la fría madrugada, el cielo se comienza a pintar con una mezcla perfecta de tonalidades de diversos azules que dan inicio a una irisada mañana amarilla por el sol.

Las actividades de la cuidad han comenzado desde la madrugada, en el mercado de mariscos Playita mía de la vía Puerto – Aeropuerto, lugar donde con la esperanza de tener un buen día, llegan a sus puestos los vendedores, donde ellos afilan sus cuchillos y se preparan para la llegada del producto fresco que traen las embarcaciones. Así se alistan ellos para ofrecer al público los manjares del mar.

Mercado de Mariscos Playita Mia.

La  conglomeración de las  hambrientas aves marinas en la orilla del mar, indica la llegada de las pequeñas embarcaciones que se dedican a la pesca artesanal, con los frescos frutos del mar, mientras pescadores los descargan y desenredan sus redes, juegan con las aves para que estas no coman su pesca. Con el abastecimiento de producto dan inicio a la venta.

En Playita Mía además de comprar frescos mariscos, también se puede adquirir exquisita comida, en el área del patio de comidas, lugar en el  que se puede matar el hambre degustando platos preparados al instante con ingredientes frescos, a precios de primera y  con una afable atención.

A un costado del mercado de mariscos se encuentra una ciclovía de 8 kilómetros desde la que se puede observar el mar azul, está junto a la carretera Puerto – Aeropuerto y recorre tres parroquias urbanas: Manta, Tarqui y Los Esteros, es usada a diario por los ciudadanos para hacer actividades físicas  como trotar, caminar, correr, hacer ciclismo o como vía de transporte para llegar a sus destinos.

La ciclovía que culmina en el Yacht club en la parroquia Manta, se encuentra a escasos kilómetros de la maravillosa playa Murciélago, esta es visitada desde las 5 h00, hasta allí llegan los deportistas y personas que hacen ejercicio por salud, para poder disfrutar de hacer actividad física, como barras paralelas o correr con la delicada brisa del mar y el canto de las aves.

En el malecón escénico de la playa de lunes a viernes se desarrollan distintas actividades físicas masivas, donde desde las 6h00 hasta las 8h00, se puede ver llegar a las personas dispuestas y llenas de energía a practican yoga, aeróbicos o bailo terapia, guiados desde una plataforma por instructores del municipio, quienes  cobran una tarifa mínima de 50 centavos al día.

La playa queda prácticamente vacía normalmente a partir de las 8h00, pero por las vacaciones de navidad y fin de año de todas la instituciones educativas, los turistas y propios no pierden la oportunidad de aprovechar el calor y el mar,  de una de las playas más hermosa y atractivas  para gozar en familia o con amigos.

Las actividades comerciales de la ciudad son regulares, por lo que se puede observar desde temprano personas movilizándose en sus automóviles, autobuses, taxis o caminando, dirigirse hacia sus trabajos o distintas ocupaciones, arreglando todo antes de que el año culmine, esperando con ansias que lleguen las festividades.

Las empresas públicas como CNEL, EPAM y CNT, se llenan de ciudadanos desesperados por pagar sus servicios para no quedarse sin ellos en las festividades, también los bancos están atiborrados de personas que buscan poder cambiar cheques, cancelar deudas, retirar dinero o guardarlo.

Entre las 12h30 o 13h00 los trabajadores suelen tener descansos para poder deleitar sus paladares con un almuerzo y relajarse, en esta franja horaria se puede ver menos personal en muchos establecimientos, como los restaurantes se llenan de clientes y mucho movimiento vehicular de ciudadanos que tratan de llegar a sus hogares.

Cerca de las 14h00 la mayoría de los establecimientos normalizan sus actividades, muchos ciudadanos aprovechan para realizar trámites en entidades públicas como Municipio de la ciudad, para realizar ahí pagos de predios urbanos u otros trámites.

En las calurosas tardes de la ciudad pesquera, el Parque de la Madre pasa repleto de personas que se sientan solos o acompañados a disfrutar del fresco aire y tranquilidad que los árboles ofrecen, conversar, piensan y miran a las traviesas iguanas que habitan en el parque.

Área de juegos de niños del Parque de la Madre.

 

La sección de juegos se llena de padres con sus hijos, ellos se sientan en el césped sintético a relajarse mientras sus hijos se recrean, deslizándose velozmente en la resbaladera, desafiando la gravedad en el columpio tratando de volar lo más alto posible, trasladándose presurosos en el cable tensionado de la tirolesa, entre otros juegos en los cuales los niños se suben repetidas veces.

El sentarse en la zona de juegos de niños es una inevitable mezcla de gritos, risas y cada cierto tiempo de llanto acompañado de padres corriendo a consolar a sus pequeños hijos,ellos extasiados y llenos de energía corren por todo el lugar sin cesar jugando a las escondidas, quemados y demás.

La cantidad de ciudadanos que llegan hasta el parque, es diferente a la que se aprecia en el imponente centro comercial Mall del Pacifico, que por la fechas festivas se ve lleno de personas que se encuentran en la búsqueda de obsequios, ropa y víveres.

En una de las tiendas del centro comercial, se puede ver a todo el personal de Deprati, moverse con rapidez hacia diversas direcciones, en búsqueda de lo que el cliente necesita, en los colmados probadores el personal se acelera a ordenar las prendas no deseadas por los clientes para volver a ubicarlas en las percha y las cajas de pago cobran sin descanso.

En los pasillos del centro comercial, se aprecia cómo se forma una ola con las personas que provienen de los diversos locales, muchas de estas personas con fundas de compras, algunos de ellos con las manos vacías decididos a encontrar lo que desean se dan a la tarea de recorrer el centro comercial.

Mall del Pacífico.

El amplio patio de comidas del Mall, se repleta de personas que llegan deseosas de  descansar de su recorrido de compras, buscan degustar las diferentes opciones que ofrecen los locales de comida o sentarse a platicar, la parte externa del patio tiene una vista privilegiada desde la que se puede observar la playa Murciélago  y el puerto de la ciudad.

La majestuosa playa Murciélago luce llena de tarde, a pesar de ser un día normal de trabajo las personas se han dado cita para disfrutar del resplandeciente sol, de la dorada y brillante arena, del exquisito mar que con sus tonalidades azules y delicada brisa invita a zambullirse en él.

Las personas disfrutan de extender una toalla sobre la caliente arena, para acostarse a tomar el sol y poder adquirir un bronceado perfecto, mientras escuchan música, conversan, beben algo o miran el mar.

En el transcurso de la tarde en la playa se lleva a cabo la práctica de surf, los surfistas aprovechan las hermosas olas para navegar en ellas y perfeccionar sus  movimientos, también realizan practica de futbol valiéndose de la arena para obtener una mejor resistencia.

La tarde se empieza extinguir, desde la arena se puede observar el ya calmado e inmenso mar, que da la ilusión de terminar en el horizonte, el azul del cielo se ha dispersado, para pintarse de tonos rojo, naranja y amarillo como si de un lienzo con delicadas pinceladas se tratara.

El sol comienza su inevitable partida, descendiendo sin cesar por efecto de la rotación de la tierra, llegando así hasta el horizonte donde se despide con un último destello de luz que marca su muerte, indicando así el fin de otro día y el comienzo de la noche para la bella ciudad pesquera.

La noche ha caído en el puerto,  la ciudad se empieza a iluminar con el alumbrado público y las despampanantes luces y figuras ubicadas a lo largo del Malecón que adornan la ciudad, las jornadas laborales se terminan, el tráfico de las arterias principales se vuelve pesado con el retorno de los trabajadores a sus hogares.

El malecón es el centro de atención de la ciudad, por las esplendorosas decoraciones que se encienden durante las noches de este mes de festividades, es imposible no quedar impresionado con el despliegue de colores que hay, un túnel cubierto de luces, una esfera gigante, un cono con forma de espiral que da la ilusión de ser un árbol, arco de luces, entre otras figuras.

Hasta las diferentes figuras gigantes del parque, llegan cientos de personas a tomarse una foto que retrate la belleza de la luces para poder publicarlas, la decorada ciclo vía tiene arcos de luces y figuras que simulan un largo túnel de colores vibrantes, que se reflejan en el agua del mar.

Ciclo vía del Malecón.

En el parque lleno de vida por las luces, se puede también gozar de espectáculos de comedia callejera y micro teatro que sin duda son únicos, disfrutar de ver como pintan paisajes con aerosoles sobre cartulina, el tratar de complacer a los más pequeños es toda una experiencia por la cantidad de padres  y niños que se encuentran amontonados en el lugar, tratando de usar el mismo juego.

Otra parte de la cuidad muy concurrida sobre todo en esta época, es el sector de la vía Barbasquillo, en que se encuentran una variedad de restaurantes como el conocido Martinica donde las papilas gustativas se deleitan al probar un solomillo de res o un perfectamente cocido pulpo a la parrilla con salsa de albahaca, acompañado por una copa de vino.

En el mismo sector se encuentra La Quadra, una elegante plaza comercial donde se encuentra una variedad de locales de comida, medicinas, gimnasio, ropa y de diversión. Hacer una chuza en el salón de bolos en La Bolera es un regocijo, disfrutar del ambiente y atención que ofrece el restaurante Botelos es incomparable y  no hay manera de ir a esta plaza y salir sin probar la comida Japonesa del restaurante Maido.

A unos 900 metros de La Quadra se encuentra Plaza del Sol, donde hay distintos tipos de bares y funcionan las discotecas Ática y 2do Piso, lugares perfectos para ir a disfrutar con amigos beber y bailar con buena música, Cervecia es una experiencia en la que te deleitas con deliciosas cervezas artesanales.

Las calles de la ciudad lucen algo abandonadas a partir de las 11, cuando la mayoría de los personas están en sus hogares recargando energías y relajándose, para el siguiente día someterse una vez más a sus rutinas.

Un día en la calurosa tierra Jocay, sin duda es acelerado, probablemente un poco caótico, divertido y diferente a otros lugares, en Manta se puede disfrutar de muchas cosas sin necesidad de recorrer grandes distancias, al ser una ciudad pequeña que tiene de todo un poco.

Gracias por tus comentarios

Carlos Cedeño Moreira

Director LatinoDeportes.Net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *