Vacunas apadrinadas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Fransheska Sánchez

En el cantón Junín respetar el rango dentro del que te encuentras para inocularte contra el Covid-19 definitivamente es una pérdida de tiempo cuando vives en un pueblo en el que nunca se respetan las disposiciones de las máximas autoridades.

La participación de las personas con las edades establecidas en el centro de vacunación es de gran importancia, pero cuando no se respetan las normas establecidas por las autoridades, puede generar un caos ya que por el “padrinazgo” que ciertas personas poseen llegan directo a acceder la vacuna, sin importar las otras que tienen horas haciendo fila.

La falta de control en estas áreas es notoria, personas que tienen que trasladarse a otros centros de vacunación solo porque en su cantón ya no hay o simplemente no quiere administrar la vacuna a las personas porque ya están designadas para otras que no se acercan a la fila.

Las autoridades del cantón tienen que poner control, ya que es frecuente en este centro y las personas muestran su inconformidad por ello, aquellos que ya cuentan con ambas dosis de la vacuna cuando por su edad deberían de tener apenas la primera, la ineficiencia de este proceso solo demuestra porque estamos dentro de los cantones con el porcentaje más alto en cuanto a corrupción.

Gracias por tus comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: